U%c3%b1as_rojas-highlight

Yo era de las que en el verano del ´98, con 15 años, se me ocurrió comprar un pintauñas azul cielo y horrorizar a mi madre y a las de todas mis amigas con las pezuñas a lo pitufo. Personalmente estaba chiflada con el descubrimiento, aunque en España  no acabara de calar esa moda, y pasé todo aquel verano vistiendo sólo prendas en toda la gama de azules para que las uñas me quedaran mejor todavía. Obsesiones de la adolescencia.

 

uñas de color azul para invitada a boda de chanel

 

Un par de meses más tarde me fui a EE.UU. a estudiar el curso escolar y allí se confirmaron todas mis sospechas. Las modas uñiles españolas eran totalmente obsoletas y aburridas.

Ese curso fantástico en el instituto americano me dí a las tonalidades más inverosímiles (cada uña de un color, los flúor, toda la gama de verdes, purpurina a go-gó, a juego con el uniforme del equipo de tenis y mil combinaciones imposibles. Si hasta mi profe de química con 60 años lucía uñas locas, ¿cómo me iba a quedar yo atrás?).

 

(Tal que así eran las uñas de mi Chemistry teacher. Temáticas.)

 

Y todo este remember en realidad es para introducirles que hoy vamos a hablar de uñas, aunque no nos iremos a extremos tan radicales como los de mis años mozos en territorio yankee. Qué va, ahora sólo me pinto las garras para ir a las bodas, pero eso sí, siempre teniendo en cuenta el modelito a lucir. Ahora que el calor todavía aprieta y tiramos de sandalias y peep-toes en fiestas y eventos,  estos son mis consejos uñiles para combinar manos y “pieses”.

Creo que nunca te vas a equivocar si juegas con cualquiera de estos binomios:

Manos en color claro y pies en oscuro. Es una forma de lucir cualquier tono, por atrevido que sea, de forma equilibrada.  Por ejemplo: manos en beige o nude (con el bronceado subido quedan ideales) y pies en burdeos o violeta oscuro.

 

esmalte de uñas oscuro para los pies en una boda

 

La misma gama de color. Elige dos tonos, uno más claro y otro algo más oscuro y aplícalos como prefieras. Siguiendo el primer consejo, recomiendo  más oscuro para la pedicura y el clarito para la manicura. Ej. gama de rosas, malvas o corales.

 

Total look monocolor. El éxito lo tendrás asegurado combinando tanto manos como pies con el mismo color de uñas. Si quieres la versión elegante nada como los rojos, quedan muy bien los colores opacos como un marrón oscuro o las versiones flúor para las atrevidas.

 

El rojo en los pies. Siempre será un valor seguro (de boda o en tu día a día), aunque decidas no pintarte las uñas de las manos. Es el toque lady con el que jamás fallarás, y no lo decimos porque sea nuestro color corporativo ;)  Ante la duda, apuesta todo al rojo.

 

 

Gabi siempre me dice que cómo hago para mantener tanto tiempo el esmalte en perfecto estado (en las manos puedo llegar a cumplir 2 semanas y en los pies, si me dejo y sé que puede escandalizaros para mal, 4 semanas. Eso sí, en ese tiempo suelo  tirar de cortauñas para recular el crecimiento uñil, mejillones no gracias, a tanta decadencia no llego).

Yo soy muy fan de Mercadona y de sus productos de la sección de perfumería y utilizo estos para las uñas en el siguiente orden:

Antes del color aplico una capa de base vitaminada.

 

A continuación 2 capas de color (si  es una buena marca con 1 capa es suficiente)

 

Y remato con el brillo secante que es la invención de las invenciones uñiles.

Todos by Deliplus, señoras.

 

Si queréis rizar el rizo también podéis combinar el color de las uñas (de las manos) con el del labial que vayáis a utilizar. Esto necesita un plus de previsión, pero el resultado merece la pena.

 

 

 

Y ahora que os pillo desprevenidas,

 ¿de qué color lleváis pintadas las uñas de los pies ahora mismo?

 (Peazo estudio sociológico/de mercado me voy a marcar.)

 

Síguenos en:

www.facebook.com/Strending

@Strending_com

IMÁGENES:

Pinterest

marifloysuspotis.blogspot.com.es