Highlight

Aún no consigo hacerme a la idea de que en dos días mi hermana mayor va a hacer el paseíllo al altar del brazo de nuestro padre. Es una imagen que viene constantemente a mí. Y lo más impactante de todo ello, es que dentro de una semana todo esto habrá pasado y será uno de esos días que una guarda y recuerda durante toda su vida.

Debo confesar que fue hace un par de días cuando tuve la necesidad de estampar estas sensaciones en el papel. De esta manera, creo que busco hacerlas un poco más palpables y autoconvencerme... que sí: ¡mi hermana María se casa!

Para aquellos que no nos conozcan, debo informarles que  nos llevamos apenas dos años, aunque a veces la gente piensa que yo soy la mayor. En mi defensa debo constatar que mis horas al sol, debido a mi dedicación al deporte, han dejado mi piel bastante peor que la de mi hermana. Pero a lo que vamos, el caso es que nuestra cercanía en edad nos ha dado la oportunidad de crecer juntas y hacerlo prácticamente de la mano; desde lecciones de piano hasta clases de ballet, pasando por taekwondo, tenis, vela, natación, esquí...y  podría seguir sin parar. Tanto tiempo pasábamos la una al lado de la otra, que una de las mayores aficiones de mi querida Sister era hacerle jugarretas a su pequeña e indefensa hermana: aguadillas en la piscina, elegir el mejor disfraz para las fiestas, jugar durante mucho más tiempo que yo al tenis con mi padre, etc. Y sí, tengo testigos; mis trece primos lo han vivido muy de cerca y pueden confirmar mis palabras. Aunque en su defensa puedo decir que, siendo la mayor de quince primos, tenía muchas papeletas para ser la comandanta de semejante tropa LLaguno.

 

MI HERMANA SE CASA

mi hermana se casa

 

Es importante que quede claro que no estoy escribiendo todo esto para reprocharle nada, sino todo lo contrario. Simplemente quiero poner de manifiesto, querida Sister, que has sido la mejor entrenadora y compañera de niñez que la vida me podía regalar.

Tengo la certeza total de que me ayudaste a crecer y  ser un poquito más fuerte cada día, y estoy segura que la convivencia entre nosotras me ha aportado algo que no se definir con palabras,  pero que, a día de hoy,  me ayuda a ganar muchos partidos en mi profesión.

La verdad es que compartir cada vivencia desde que uno es niño con una hermana un poco "marimandona" podía  parecer una pesadilla en su momento, pero ahora, desde nuestra madurez y la valoración de todo lo que hemos vivido juntas, soy consciente de lo maravilloso que ha sido tenerla cerca, aunque eso supusiera diversas aguadillas, gritos y bofetadas. En definitiva, reconozco que la compañía de un hermano, tanto en lo bueno como en lo malo, no tiene precio.

Y ya que estamos hablando de trifulcas, me ha venido a la mente nuestra peor bronca-pelea de adolescencia, debida a que quiso adueñarse injustamente de uno de mis collares. Puede dar la sensación de que me estoy centrando en nuestros desencuentros, pero simplemente quiero constatar que el amor de mi hermana hacia los complementos y abalorios viene desde hace ya mucho tiempo. Por tanto, no me extraña  nada la perseverancia y el empuje que está poniendo en intentar expandir su negocio y poder vivir de aquello que le hace feliz. Eso sí, pobre del que ose hacerle la competencia! (Risas).

En definitiva, veo a mi hermana crecer junto a Strending y vivir emocionada su inminente unión con el Míster, y creo que no puede ser más feliz. Leo su blog y la imagino tal cual fluyen las palabras. Porque ella es así, natural, feliz de hacer lo que hace, riéndose de sí misma, compartiendo con amigas y clientas...vaya, que está en su salsa.

Luchadora y trabajadora hasta la saciedad nunca dejaré de aprender de ella. Porque como bien decía mi prima Gabi, María nos ha enseñado el camino siendo la primera en dar el paso en muchas facetas de la vida. Y a pesar de que no sé prácticamente nada del mundo de los complementos o del e-comerce, no tengo ninguna duda de que triunfará allí donde esté, porque ella da siempre ese empujoncito de más, buscando los resquicios de la oportunidad y añadiendo valor a todo lo que le rodea.

Maru: por tu generosidad, por tu amor, por tu constancia y perseverancia, por hacernos un poquito más felices a aquellos que compartimos contigo, GRACIAS. 

 

Imposible reprimir un sentimiento de orgullo de hermana.

 

Firmado: Patty

 

Puedes seguirnos en:

www.strending.com

www.facebook.com/Strending

@strending