Highlight

A menudo me preguntan que de dónde sacamos las imágenes que utilizamos para ilustrar el  blog y Facebook.  Algunas de ellas son cosecha propia,  pero la gran mayoría proceden de una red social de la que me declaro adicta en preocupante grado: Pinterest.

En nuestro perfil podrán encontrar boards divididas por temáticas, y, aunque casi todas tienen que ver con el tema de invitadas, looks, complementos y derivados, hay algunas otras que hemos ido creando simplemente por el placer de guardar material que nos chifla.

Y ahí es donde aparece un grupo que titulé sin darle muchas vueltas “GOOD TO KNOW” (ES BUENO SABERLO). En esa carpeta guardo imágenes con frases que me debería obligar a repasar cada día (aunque no lo hago) porque son verdades como puños, o buenos consejos que te ayudan a encarar tu día a día con otra perspectiva. Antes de que caigamos en un colapso por empalague de positivismo, les digo que no vayan y fichen todo ese apartado de una tacada. Que hoy yo he seleccionado unos cuantos ejemplares que entran dentro de los estándares de “cantidad diaria máxima recomendada”. Y repetiremos este ejercicio en el futuro próximo con nuevas observaciones útiles ;)

 

en un día malo píntate los labios

 

^^^^^^^^^^^^^^^^

Este es muy útil. Porque todas tenemos un día que nos levantamos con el pie izquierdo, o no encontramos nada que ponernos, o nos vemos (nosotras, que no el resto) una cara de ajo que no te soportas…¡Ahí!, ahí es cuando debes tú misma redirigirte al punto de inflexión que te impida regodearte en tu miseria autocreada.  Haz algo que te siente bien a la cara, punto.  Píntate los labios, o el ojo, o ponte rímel, o colorete.  O unas gotitas de tu perfume preferido, que reservas para los momentos especiales. Todo lo anterior son pequeños auto-premios y levantadores del ánimo que no te llevarán ni 5 segundos. En definitiva: un gesto que te alegre alguno de los 5 sentidos.

^^^^^^^^^^^^^^^^

 

qué es la paciencia

 

^^^^^^^^^^^^^^^^

Últimamente la gente que me rodea se encuentra realizando auténticos ejercicios de paciencia: maratón de procesos de selección para conseguir un trabajo, emprendedores que pelean día a día para que su negocio despeque, enamorados esperando a que su ex le otorgue una segunda oportunidad, trabajadores que esperan ansiosamente a que les cambien de jefe, e incluso algún ser muy querido que está enfermo  y la mejoría no llega todavía.

Pero yo creía que tener paciencia era eso, ser capaz de esperar durante un tiempo indefinido a que algo suceda (o no). Y lo que me ha gustado descubrir a partir de esta imagen que comparto es que toda esa gente paciente que me rodea, dentro de sus dificultades y tiempos de espera…encaran el día a día quizás no con una sonrisa, pero sí sin perder el sentido del humor o su buen talante. Y eso es lo que  yo llamo mantener una buena actitud. Así que PACIENCIA ahora tiene nuevas connotaciones que me hacen admirar mucho más a quienes la ejercitan.

^^^^^^^^^^^^^^^^

 

 

^^^^^^^^^^^^^^^^

Este punto es en el que más debo afanarme. ¿Le ocurre a alguien más? Hay determinadas personas, de mi vida diaria o que conozco de oídas y no he tratado, que me ponen nerviosa. Pero no nerviosa  en plan “no le aguanto”. Nerviosa del tipo que me hago pequeñita y no logro articular una frase con sentido en su presencia, o me entra el nerviosismo interno cuando pienso en que tendré que conocerles y entablaremos conversación en la que no sabré estar a la altura. Ante tales sensaciones yo siempre he dicho que “esa persona me impone”. Y no es que te anule, pero no logras ser 100% natural, 100% tú en su presencia. ¿Por qué pasa esto? Es muy curioso, me encantaría saber si alguien se identifica con estas sensaciones y sobre todo, cuál es el mecanismo que pone en marcha para superar una situación tan ridícula que, al fin y al cabo, te la estás creando tú mismo. Está todo en tu mente…y quizás el eliminar esos efectos pase simplemente por tratar más a esas determinadas personas. Porque cuanto más conoces a alguien es cuando más mitos o ideas preconcebidas se van cayendo. Bendito ejercicio de realidad. A ver si me aplico el cuento.

^^^^^^^^^^^^^^^^

 

si has engordado y la ropa no te cabe

 

^^^^^^^^^^^^^^^^

Porque este verano he perdido unos kilitos y toda mi ropa ahora me cabe la mar de bien, pero les aseguro que si alguien sabe de que un vaquero te apriete hasta los intestinos, o que una manga corta te haga el efecto morcillamen en el brazo, ésa soy yo. E inconscientemente durante muchos años he estado aplicando el mantra anterior…dejaba a un lado esa ropa pretuji y me ponía la de una talla más. Y es que yo no soy muy compradora de ropa, pero la  cuido mucho y la guardo toda…por lo que en mi armario bailan prendas de 4 tallas diferentes; así que no me agobio ante la posibilidad de quedarme sin con lo que cubrir mis vergüenzas…pero lo que sí les admitiré es que jamás sobrepasaré la talla más grande de la que soy propietaria (44, que sé que querían el dato)…ni el día que esté embarazada. Sirva esta declaración escrita para no dejarme caer en la dejadez.

^^^^^^^^^^^^^^^^

 

hacer el ridículo

 

^^^^^^^^^^^^^^^^

No sé si es que acabo de llegar a la treintena, o que hace un par de años realicé un “cambio de vida” hacia la tranquilidad más absoluta (que también me ha permitido embarcarme en este proyecto que es Strending)…la cuestión es que a veces pienso que me he vuelto un pelín sosa. Aburrida. Mayor. Híper-cauta. No sé, quizás el hecho de que ya no comparto piso con mis amigas en Madrid, o que trabajo sola, o que los fines de semana mis planes son de deporte diurno y cero salidas nocturnas…es como si hubiera entrado en la serena madurez de golpe. Así que este otoño me lo he propuesto más que nunca: voy a volver a Madrid más a menudo, alargar mis estancias, acudir a todas y cada una de las celebraciones que mis amigos convoquen…y permitirme disfrutar sin pensar en lo que espera al día o la semana siguiente.  Dejar que me líen y liarme en cada quedada y cada festejo, porque cada vez son menos. Recuperemos algún punto de locura. Como ocurrió en la gran boda húngara. Eso es.

^^^^^^^^^^^^^^^^

 

 

^^^^^^^^^^^^^^^^

Este es el que me recuerda, en cada ocasión, que ya se me ha acabado mi dosis diaria de Pinterest  y debo volver a mis labores productivas ;)

^^^^^^^^^^^^^^^^

 

PD: si quieres mantenerte al tanto de los siguientes posts, ¡síguenos!

www.facebook.com/Strending

@Strending_com    

 

IMÁGENES:

Pinterest