Como_ir_bien_preparada_a_probarse_vestidos_de_novia_2

Como ustedes comprenderán, le contesté que SÍ, que me casaría con él.

Y como fijamos fecha a 7 meses vista, pues ese primer mes se convirtió en una maratón de toma de decisiones. Yo soy muy partidaria de agobiarme lo mínimo, no mirar cien mil opciones de cada cosa y decidir cuanto antes hacia lo que se tiene claro.

Pero el vestido no lo tenía (ni claro, ni oscuro).

Hay quien siempre ha sabido cómo será su futuro vestido de boda, y es capaz de describírselo al diseñador con pespuntes y señales. Lo que ocurre es que a mí me gusta el concepto de VESTIDO DE NOVIA en general, pero como siempre había dicho que jamás me casaría, tampoco he soñado con ningún modelito ideal.

Bien es cierto que, como nuestra boda tiene una parte playera, pretendía ser práctica y quise rescatar y customizar el vestido que llevó mi madre, con un largo midi ideal. Pero se negó en rotundo: no porque no quisiera prestarme su vestido, sino porque ella tiene la ilusión de que yo me case de largo. Así que vamos a darle un poco de gusto a la Mamma.

Me probé en 3 sitios distintos -1 en Londres y 2 en Madrid- y, aunque ya en el primer lugar creí haber dado con mi vestido, acudí a probarme otros estilos.

Les voy a ser sincera: yo me veía guapa con todos. ¿O quieren que les mienta? Ya les digo que soy fan del concepto vestido de novia, pero si es cierto que por una serie de características variables -cortes, cola, tejido, caída, vuelo, peso total del vestido- te sientes mejor con unos que con otros. Más favorecida, más tú.

La cuestión es que me decidí pronto por el ganador. Y si hay algo que me ayudó en el proceso resolutivo, fue ir bien preparada a mis citas. Y no les estoy hablando de cargar con un arsenal de revistas de boda (que no me he comprado ni una) ni de recortes de vestidos de gala. NO. Les hablo de algunos truquis que hacen la operación prueba más grata y eficaz.

 

ROPA INTERIOR COLOR CARNE

Esto puede parecer obvio, pero yo pasé este punto por alto en la primera prueba y les aseguro que el efecto era un tanto terrorífico (sí, se transparentan los colores). Además, en otra cita posterior la persona que me atendía me felicitó sincera porque debía ser la primera novia en mucho tiempo que iba interiormente encarnada. Así que si lo corrobora una profesional, mi teoría queda probada.

 

FAJA

Tampoco la llevé a mi primera prueba y de nuevo me felicitaron por ella en las siguientes. Lo sé, nadie habla de la faja de la novia, pero EXISTE. La mía es tipo falda porque corresponde con mi zona de concentración de generosas carnes en libertad, y mis vestidos de fiesta ya están más que acostumbrados a convivir con ella; la diferencia entre llevarla o no queda todavía más patente cuando el vestido se encuentra en movimiento. Según las expertas del mundo nupcial con las que he debatido el tema, hasta a las delgadas hace un favor porque no sólo de apretar y reducir carnes vive una faja, sino que su labor anti-marcaje y anti-transparencia es no menos importante. Y con un vestido blanco y delicado estos puntos hay que tenerlos totalmente controlados.

faja para vestido de novia en una boda

 

TUS ZAPATOS

En todos los lugares donde te pruebes vestidos de novia siempre tienen taconazos para que puedas apreciar mejor el efecto del vestido con cierta altura adicional. Pero en mi caso me tocaron auténticos zancos, apretados y muy incómodos, lo que hizo que mis tiempos de pruebas, miramientos y alabanzas ante el espejo se acortaran sustancialmente.¡NO PODÍA CON EL DOLOR DE PIES!  Así que si hay algo que puedo recomendarles es que se lleven un par de zapatos de tacón suyos, de su talla y ya hechos a su pie, y con una altura similar a la que les gustaría llevar en el día D.

Yo sufro sólo de pensar en el dolor de pies que me puede acontecer en la boda. Ya me he comprado mis sandalias -online- y cuando me las he probado me han resultado muy cómodas... pero no sé por qué, intuyo que acabaré descalza por la arena muy rápidamente...

 

NO LLEVES FONDO DE MAQUILLAJE EN LA CARA

Esta es una de cosecha propia y va en pos del bien común. Es una pena ver vestidos de cuento con manchas de maquillaje porque los deslucen. Parece exagerado pero es así. Además, el nivel de manchas en un vestido es directamente proporcional a cómo de moda esté la marca en cuestión. Entiendo que éste es un detalle que debería cuidar la propia empresa, pero si todas fuéramos conscientes de ello, quizás dejábamos el vestido en mejores condiciones para la siguiente que fuera a probárselo.

 

ACOMPAÑANTES QUE CONOZCAN BIEN TU ESTILO

Y que sepan hacer críticas constructivas. Yo en cada ocasión fui con una persona distinta, cada una con sus gustos y su estilo, pero que me conocen bien, me han visto vestida para ocasiones muy diferentes y que son amables a la hora de emitir juicios. Me lo pasé fantásticamente bien, y al final de eso se trata. De sentirte bien y de ir aclarando ideas.

Además, en 2 de las 3 ocasiones mis acompañantes no sabían que me casaba... así que les pedí ayuda para ir a ver vestidos para una boda...¡y no sabían que iba a ser la mía! 

 

Eso fue lo mejor del proceso, sin ninguna duda.

 

 

¡FICHA NUESTROS COMPLEMENTOS!

www.strending.com

www.facebook.com/Strending

@strending