Highlight

Hace poco hice un nuevo descubrimiento bloguero. Pero no imaginen modelis de último grito, un novio fotógrafo y poses ante la cámara como si ésta no estuviera delante; no es este tipo de blog. Se trata de humor ácido que se regodea en los mínimos detalles del día a día. QuéBarbariedad lo escribe Bárbara, a quien no conozco e ignoro cómo topé con ella en instagram, pero sin duda sabe cómo arrancar una carcajada ajena y agradezco sus actualizaciones en medio de mi caos redilsocial.

Las siguientes no son mis palabras, son las suyas y pueden leer el post completo aquí, ya que yo sólo he tomado prestada una parte. Pero suscribo sus impresiones al 100% (aunque sé a ciencia cierta que el 13 de Junio no lograré zafarme del punto 4) y me guardo para un futuro post las aportaciones propias, porque haberlas haylas y 5 puntos se me quedan muuuuuy escasos para sintetizar tanto pensamiento crítico.

 

5 cosas que deberían estar terminantemente prohibidas en cualquier boda

(por Bárbara de QuéBarbariedad)

 

1. Corbatas moradas o tornasoladas

No haré comentarios al respecto. Están prohibidas y punto. Si alguien lleva una el día de mi boda… JAJAJA ¿casarme yo? Si lo hago ya tendré varias ranas con implantes que se comerán dichas corbatas.

 

2. Cortar la tarta

Si lo haces por lo menos procura no emplear un sable de esgrima de tamaño superior al de los novios, salvo que puedas conservarlo. Te puede ser útil en alguna de las futuras discusiones con el que será tu marido.

 

3. ”Que se besen que se besen” o ”Viva los novios”

No se admiten, o no se deberían admitir vítores o gritos tales como los enunciados anteriormente. Si es algo que te irrita de forma extrema, siempre puedes recurrir a contratar francotiradores que se infiltren de paisanos en la boda y con el silenciador acabarán con sus vidas sin que nadie se inmute. Niquelao.

 

4. Lanzamiento de arroz, pétalos, pompas o cualquier objeto que vuele

Tirar loquesea a la salida de la Iglesia está vetado. Los novios salen felices después de haber sido declarados marido y mujer y siempre existe algún insensato (solterona o hater del amor) que consigue acertar con el arroz a dar en el ojo de la novia cuya consecuente reacción es tropezar, caer al suelo pisándose el vestido y el desenlace termina siendo una novia medio desnuda en la escalinata de la Iglesia mientras varios chinos la fotografían y la suegra odiosa ríe silenciosamente. Sí, me siento identificada con la suegra.

Además, aunque no sea por la novia, pensad en las pobres palomas. Científicamente se ha estudiado que muchas mueren debido al arroz abandonado en las puertas de las iglesias después de una boda. Ellas, ratas voladoras, picotean compulsivamente el arroz hasta que explotan. ¡Piñata de plumas!

 

5. Excesivo plumaje en los tocados

Hablando de plumas, todavía no somos aves, desgraciadamente. Así que por favor, señoras, absténganse de tocados pomposos.

los tocados de beatriz y eugenia de york en la boda de guillermo y kate

 

Y AHORA USTEDES,

¿ALGUNA APORTACIÓN PARTICULAR A PROHIBICIONES BODILES?

 

 

Pueden fichar complementos "aceptados" para bodas en:

www.strending.com

www.facebook.com/Strending

@strending